En cualquier bar de carretera, sea la “Casa de Pasto” o cualquier otro con nombre más sugerente, por menos de 9€ se puede uno poner morado con el plato combinado que suelen servir a base de ensalada, pasta o arroz, frango o pesacado o similar a la brasa, vino y postre. Por ejemplo, crema de leche, lo que se suele llamar crema catalana sin mala intención, claro 😛

Comprobé con asombro que se puede sobrevivir a pesar de un 23% de IVA (en los tickets se indica además el capital social de la empresa que lo emite, lo cual me pareció siempre un asalto a la intimidad).

Peculiar el concepto de “cubierto”, esa especie de bajada de bandera culinaria: hacía mucho que no estaba en ningún sitio en que se acostumbrase. Pero aquí, además del propio cubierto y el pan con mantequilla salada, que me encanta, servían un curioso paté de sardina.

[alpine-phototile-for-picasa-and-google-plus src=”user_album” uid=”100843006892446464661″ ualb=”6205943729697609761″ imgl=”fancybox” style=”wall” row=”4″ size=”320″ num=”7″ max=”100″]

Y resulta que, mira por dónde, en Óbidos encontramos ese vino Sanguinhal Aragones, de la auténtica región Estremadura portuguesa. Ahora están cambiando la nomenclatura de la región por la de “Lisboa”.