Uniendo Castilla la Mancha y Andalucía, no imaginamos esta maravilla antes de ir. Nos costó un amortiguador, pero valió la pena recorrer el valle donde se encuentran, muy dispersas y recoletas, poblaciones como Tús.