Mientras creamos una categoría de “inclasificables” pongo este post en “más allá del asfalto” por aquello de que los semáforos están en las aceras.

Aprovechamos un día sin moto para hacer un recorrido por los semáforos de Zaragoza. No deja de ser un fenómeno curioso: en ningún lugar he visto tanta variedad y “conciliación con la paridad” o como quiera que llamen al efecto de distinguir entre sexos – que me parece que es lo que quieren evitar, pero en fin. A qué me refiero?

Este es uno de los modelos de semáforos que tenemos:

Un vistazo más próximo (o con los leds apagados) permite ver al muñequito con falda:

También en la versión “en parado” podemos ver las dos posibilidades – si bien nunca he visto la faldita activada:

Luego está el vigoréxico, sólo en versión masculina, con gran pectoral desarrollado que se cicla seguro:

Y por último el moon-walker con sombrerito, que va animado y yo creo que es el que más me gusta: