Polilla gigante

Tan bien camuflada estaba que no la vimos hasta tenerla a dos cms. de la nariz

También encontré esta otra flor bonita mientras nos paseábamos por las pistas que bordeaban el barranco al oeste de Mirambel.

Las pistas transcurren entre barrancos, y ese día no sólo había llovido, sino que amenazaba con hacerlo de nuevo!

[tubepress mode=”playlist” playlistValue=”fWCpPsGy3vLPugIa_LPauMd9-hng0uNO” theme=”default” playerLocation=”normal” embeddedHeight=”294″ embeddedWidth=”480″]