Nos apetecía conocer cómo celebran este día al otro lado del océano mientras aún se conserva libre de la fagocitación de Halloween. El avión nos deja en D.F. y después de una noche allí, elegimos Querétaro, al noroeste de la capital, para acercarnos al más allá y de paso, pasar un ratillo con los colegas.

A falta de un par de días para la gran fiesta, en la Plaza de Armas se exhiben ya algunos de los personajes más recordados por sus buenas obras (explicadas en detalle aquí), como “Chucho el Roto”, “Don Bartolo” o “el Marqués y Sor Marcela”:

[alpine-phototile-for-picasa-and-google-plus src=”user_album” uid=”100843006892446464661″ ualb=”6083882153009807745″ imgl=”fancybox” style=”cascade” col=”3″ size=”320″ num=”5″ max=”100″]

Algunos de los legendarios imitaban a Robin Hood, otros son recordados por sus castos – y constructivos – amores imposibles, pero otros de los homenajeados eran más cercanos a nuestros días, como Cecilia Maciel, la precursora del turismo por aquella zona. Para mi, que profesionalmente toco de sesgo este mundillo viajero, no dejó de ser una causalidad:

Cae la tarde y el ambiente se llena de celebración, la muerte inunda todos los rincones, nos envuelve, nos abraza, pasea con nosotros,

Muerte de todas las edades, ésta sí que no entiende de discriminaciones de ningún tipo, ésta sí que es igual para todos! Viva la Muerte!

Los altares, minuciosamente compuestos, cuidadosamente colocados, y los adornos propios de la celebración van surgiendo en cada portal, en cada patio, en las aceras, en los escaparates, por todas partes!

La Plaza de Armas, pero también las calles aledañas, a lo largo de la tarde, se van llenando de diferentes puestos que ofrecen gastronomía de la zona, artesanía de los pueblos cercanos,

y por supuesto con infinidad de chucherías y adornillos alusivos:

Y por fín cae la noche y es entonces cuando los muertos se manifiestan en toda su plenitud, las calacas y los difuntos están por todas partes y si se cuentan, su número es mayor que el de vivos!!

zombie

Por supuesto a tu lado cuando ruedas, a tu lado en la moto, detrás, delante, en el carril contrario, compañera inseparable cuando ruedas solo, cuando ruedas con amigos, ella sí que viene siempre:

La Santa Muerte se manifiesta cuando quiere, incluso entre nosotros, incluso entre nuestros amigos, pero claro a eso hemos venido, entre otras cosas, A CELEBRAR LA AMISTAD, A CELEBRARLA… A MUERTE!